Cervicalgia Equilibri Fraga

CONOCEMOS QUE ES LA CERVICALGIA,CÓMO SE PUEDE TRATAR Y QUÉ RECOMENDACIONES DEBEMOS SEGUIR PARA PREVENIRLA

Dolor del cuello o Cervicalgia:

El dolor cervical (cervicalgia) afecta a la zona de la nuca y las vértebras cervicales y se puede extender hacia los hombros y los brazos. Los dolores que provienen de la zona de las vértebras cervicales se suelen agrupar bajo el término “síndrome cervical”. La cervical es el segmento más móvil de la columna vertebral compuesta por siete vértebras, unidas entre sí por discos vertebrales y sostenidas por músculos y ligamentos. De la columna cervical salen nervios que dan sensibilidad y motricidad a los brazos. Podemos llegar a mover el cuello unas 600 veces por hora. Se calcula que la mayoría de las personas tendrán dolor cervical en algún momento de su vida con mayor o menor severidad.
Puede presentarse de forma aguda, generalmente por una contractura muscular y se conoce como tortícolis. El fisioterapeuta nos ayudará a mejorar la rigidez de la musculatura a través de la terapia manual y también puede resultar interesante en algunos casos la aplicación de la técnica punción seca. Consiste en el empleo del estímulo mecánico de una aguja como agente físico para el tratamiento en este caso de las contracturas en la musculatura del cuello.

¿Qué causa la Cervicalgia?

Las causas de la cervicalgia son múltiples. La más frecuente son los dolores originados en los músculos y ligamentos del cuello, por exceso de trabajo, stress, traumatismos o por malas posturas en el trabajo. El mantenimiento de estas posturas durante horas ocasiona sobrecargas musculares dolorosas.
La cervicalgia crónica afecta aproximadamente al 10% de la población adulta. A tener en cuenta, dos patologías a nivel cervical. La primera es la hernia del disco cervical que, es la protrusión de un disco cervical, que generalmente comprime una raíz nerviosa y ocasiona dolor en el cuello irradiado a uno o a los dos brazos. La mayoría de las veces se trata del disco entre la quinta y la sexta vértebra cervical, o disco C5-C6, seguido por el disco C6-C7, ya que son los discos con más movilidad.
La segunda es la cerviartrosis o artrosis cervical que, es la degeneración del cartílago en las articulaciones del cuello. Ocurre generalmente en la tercera edad, y ocasiona dolor, rigidez y crepitación en la columna cervical.
El síndrome del latigazo cervical es una de las patologías más frecuentes en los accidentes de tráfico. Como consecuencia de ello pueden ocurrir todo tipo de lesiones traumáticas a nivel cervical. El dolor y la limitación del movimiento pueden durar meses e incluso pueden cronificarse.

El dolor cervical o cervicalgia puede desencadenar en muchas otras molestias y problemas como, por ejemplo, las siguientes:
• Dolor de cabeza
• Náuseas y vómitos
• Cansancio
• Trastornos visuales
• Fiebre
• Vértigos
• Pitidos en los oídos

¿Cuál es el tratamiento?

En problemas de duración limitada se recomiendan la terapia manual por parte del fisioterapeuta con un programa de determinadas sesiones. Además de seguir un entrenamiento muscular intensivo que consta de ejercicios y estiramientos personalizados para el paciente dirigidos por el fisioterapeuta que, ayudarán a calmar los síntomas causados por el dolor cervical.
Como tratamiento farmacológico, medicamentos analgésicos como el paracetamol, antiinflamatorios como el ibuprofeno y relajantes musculares conseguirán aliviar la sintomatología. En la cerviartrosis puede ser beneficioso el uso de la glucosamina con condroitin sulfato.
También otros tratamientos de fitoterapia como el harpagofito, la árnica… tratamientos de medicina biorreguladora, homeopáticos o complementos ortomoleculares pueden mejorar la calidad del paciente.
El collarín es útil, pero no debe dejarse por tiempo muy prolongado porque atrofia los músculos y empeora el dolor. Se puede acompañar con el uso de una almohada cervicalpor las noches y seguir un tratamiento con calor seco.
Cuando ha pasado el cuadro agudo se inicia la rehabilitación para mejorar la fuerza de los músculos cervicales, que son un importante soporte de la columna cervical. Se recomienda seguir un tratamiento de rehabilitación con el fisioterapeuta.

Recomendaciones para evitar el dolor cervical:
1. Evite sostener el teléfono entre el hombro y su cabeza por tiempo prolongado.
2. Controle el stress en el trabajo y en su vida diaria.
3. Realice ejercicio físico moderado, pero si ya tiene un problema cervical, evite el ejercicio de alto impacto.
4. Evite dormir boca abajo.
5. Si amanece con dolor de cuello, revise la almohada con la que duerme, puede ser muy grande o rígida. En algunas personas las almohadas cervicales ayudan mucho.
6. Si el dolor persiste consulte con el profesional sanitario.
7. Cuide especialmente la altura del monitor del ordenador, ajústelo de manera que de una posición cómoda su cuello.

 

Si tiene alguna duda, consulte con nuestra fisioterapeuta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR